En 2015 se llevó a cabo un estudio para ver cómo los pacientes reaccionaban a tratamientos con CBD, si se combinaban con THC y cuáles eran los efectos generales en patologías secundarias y en su bienestar general. Las conclusiones mostraron que la mayor parte de la gente estaban satisfechos con los resultados que experimentaron.
  1. Los pacientes consumidores de marihuana medicinal usan cannabis rico en CBD para tratar una gran variedad de afecciones, incluyendo enfermedades serias e incurables, y enfermedades que no responden del todo bien a fármacos aprobados por la FDA. Más de un 12% lo están utilizando para tratar los efectos secundarios de una terapia contra el cáncer como por ejemplo para paliar los vómitos o la falta de apetito.
  2. Los pacientes con enfermedades psiquiátricas, trastornos emocionales, enfermedades neurológicas y lesiones en el sistema nervioso central prefieren medicinas basadas en el cannabis con un alto porcentaje de CBD. Los pacientes con dolor e inflamaciones prefieren medicinas basadas en el cannabis que tengan niveles parecidos de CBD y THC.
  3. El THC importa. Los pacientes que consumen una relación de 4:1 de CBD y THC eran más propensos a indicar una reducción del dolor o malestar, con mejoras en el humor y la energía. Los pacientes que usan una relación de 2:1 de CBD y THC dicen una gran mejora en su bienestar general. Este hallazgo es constante en las investigaciones científicas e indica que el CBD y el THC interactúan de forma sinérgica para aumentar el efecto terapéutico de cada uno.
  4. El cannabis rico en CBD parece ser remarcablemente bueno a la hora de mejorar el dolor (especialmente en pacientes con fibromialgia, dolores de cabeza y migrañas), y para mejorar la sensación de bienestar general en los pacientes, especialmente en aquellos con trastorno de estrés postraumático.
  5. Dado que la gente que utiliza el cannabis rico en CBD para un “bienestar general” son el único grupo que ha indicado una reducción en la sensación de bienestar y han sido más propensos reportar un empeoramiento del humor, con lo cual es posible que los productos que tienen CBD aislado, no sean apropiados como suplemento para aquellos que ya están sanos.