El cannabidiol (CBD) es uno de los cannabinoides principales de la planta del cannabis, sin propiedades psicoactivas y una gran variedad de beneficios médicos. Actualmente se trata de una de las terapias naturales más aconsejables del mercado. Las investigaciones han afirmado que sus propiedades terapéuticas han sido exitosas a la hora de tratar una gran variedad de síntomas diferentes, como el dolor crónico, la inflamación, las convusiones, las náuseas y los vómitos, entre otros. Además de estos síntomas físicos, también se ha visto que puede aumentar el bienestar general de pacientes de todas las edades, reduciendo los niveles de estrés y la ansiedad y aumentando la sensación de relajación.

Después de años tomando medicamentos farmacéuticos para mis dolencias, me cambié al CBD y fui capaz de notar una diferencia en cuesión de días: nada de lo que hubiese probado antes ha funcionado tan rápido. Utilizando un calculador de cannabidiol que encontré en línea fui capaz de encontrar un régimen de dosificación controlado, basado en las sugerencias de cantidades mínimas. Empecé a tomar el aceite por la mañana y tarde y anoté mis descubrimientos durante el transcurso un año.

1.- Me recuperé mucho más rápido después de los entrenamientos

Normalmente hago ejercicio cada tres días. Hago entrenamientos cortos pero intensos de todo el cuerpo en los que levanto pesos y hago sprints. Las mañana después de un entrenamiento siempre me siento adolorido. Puede incluso ser problemático para seguir con mi día, pues mis doloridos músculos pueden hacerme sentir aletargado y cansado. Después de tomar CBD antes de mis entrenamientos, me levantaba al día siguiente y, aunque mis músculos todavía estaban un poco entumecidos, no me dolían cuando los tocaba y eran mucho más flexibles.

Tras investigar por qué podía pasar esto, descubrí que el CBD es un potentes antiinflamatorio, más poderoso que muchos de los remedios naturales más comunes y utilizados para la inflamación – como la curcumina, el aceite de pescado, el resveratrol y la vitamina C. Creo que las propiedades relajantes del CBD también me ayudaron a recuperarme, pues hay muchas investigaciones que muestran que el CBD reduce el cortisol (la hormona del estrés), que puede significar que añadir el CBD antes de un entrenamiento permite que el cuerpo maneje mejor el estrés. El CBD también me ayudó a dormir mejor (mire el número 4), lo que, de alguna manera, podría explicar mi rápida recuperación entre entrenamientos.

2.- Mi concentración mejoró drásticamente

He intentado la meditación, técnicas de respiración, beber cacao crudo, terapias con frío y más con la intención de dominar mi dispersa atención y mejorar mi concentración – todos con diferentes grados de éxito, de ninguno a una leve mejora. Más tarde, cuando empecé a tomar CBD cada día para reducir la ansiedad ,vi que podía concentrarme durante largos periodos de tiempo con un esfuerzo mínimo. Ni siquiera me daba cuenta del tiempo pasar cuando me sentaba para trabajar, leer o, incluso, meditar. De hecho, después de sentarme para meditar, me resultó más fácil concentrarme y estar en la “zona” – un beneficio del CBD que, verdaderamente, nunca había predicho.

Aunque no hay muchas investigaciones sobre los efectos del CBD en la atención y la concentración, hay bastantes en sus usos para tratar trastornos por déficit de atención con hiperactividad. Sin embargo, sí encontré varias opiniones que corroboraban la mía en Reddit, con un gran número de gente que también notaron un crecimiento en su atención y una mejora en la concentración.

3.- Mi digestión mejoró considerablemente

Para ser del todo sincero, nunca había considerado lo que los movimientos de mi intestino decían sobre mi salud general. Tampoco me había dado cuenta de lo “irregular” que era ni cómo raramente expulsaba heces sólidas y slaudables. No se preocupe, no entraré en detalles. Es solo que ahora, después de tomar CBD cada día durante un año, se cómo de disfuncionales eran mis hábitos en el baño. Ahora puedo ajustarme a la naturaleza. Y casi siempre es una experiencia agradable. No más forzamiento ni asaltos en la taza del baño, solo excreciones suaves, solidas y satisfactorias. Y creo que lo dejaré aquí.

4.- Duermo más fácil, profunda y largamente

Como he mencionado anteriormente, mi sueño mejoró drásticamente durante mi año tomando CBD diariamente. Me quedaba dormido rápidamente (normalmente en minutos), dormía profundamente y me mantenía dormido más tiempo. Ya no me levantaba a las 3, 5 o 7 de la mañana. Sin embargo, había un problema: salir de la cama. Cuando me levantaba (a menudo no antes de después de unas buenas 8 horas y media), salir de la cama podía ser un problema. Una vez estaba fuera, me sentía bien y preparado para empezar el día. Quizá mi sueño era tan bueno que no quería dejarlo. Pude encontrar algunos comentarios que mostraban que dosis altas de CBD podían llevar a cansancio, aunque se había visto que las dosis bajas llevaban a la vigilia, así que quizá estaba tomando demasiado antes de dormir.

5.- Mi seguridad aumentó

Supongo que esto viene de la mano de la reducción del estrés y la anisedad, pero fue una sorpresa cómo el aceite del CBD pudo tener tanto efecto en mi seguridad. Siempre he sido un poco introvertido y, generalmente, bastante callado alrededor de gente nueva. Sin embargo, después de sólo unos días suplementándome con aceite de CBD me vi a mí mismo interactuando con desconocidos de forma segura y siendo mucho más abierto y seguro alrededor de nuevos conocidos. Mis experiencias están respaldadas por este estudio que muestra que el CBD puede reducir la ansiedad asociada con hablar en público.

6.- Mi motivación aumentó

Este es uno de los efectos que no me esperaba. Aunque salir de la cama podía ser un esfuerzo al principio de mi año tomando aceite de CBD, pronto me vi muy motivado para levantarme y empezar mi día. Como escritor freelance, mis mañanas consistían, a menudo, en perder el tiempo (en Facebook o SkySports News), pero eso cambió. Después de las primeras semanas con mi experimento con CBD, me di cuenta de que tenía la necesidad de levantarme de la cama al despertarme, desayunar cuanto antes y sentarme en mi escritorio para empezar a trabajar. Es más, estaba disfrutando de mi trabajo. Escribir un artículo que alguna vez pudo parecer laborioso y poco atractivo se convirtió en algo fácil y, a menudo, agradable. Durante este último año, me he propuesto objetivos, y he trabajado hacia esos objetivos y he cumplido algunos de ellos. Esto es inaudito en mí.

Mientras que fumar cannabis en el pasado ha perjudicado mi motivación, este derivado del cannabis estaba teniendo el efecto opuesto. Aunque la investigación sobre el CBD y la motivación es inexistente, el sistema endocannbinoide, que es el sistema del cuerpo con el que interactúan el CBD y otros cannabinoides, ha demostrado tener un papel importante en la regulación de nuestra motivación, además de otras cosas, como los niveles de hormonas, el humor, el apetito, la sensación de dolor y más.

7.- Los antojos se redujeron

Intenté mantener una dieta saludable durante años, con diferentes grados de éxito, y estoy seguro de que usted se puede ver identificado. Sin embargo, desde que me complementaba con aceite de CBD diario, me pareció mucho más fácil resistir al azúcar, a abrir una botella de agua antes que una de agua e, incluso, a dejar de fumar cigarrillos.

Aunque he intentado vivir una vida saludable desde hace algún tiempo, fumaba cigarrillos. No muchos. Algunos días sólo fumaba uno o dos, mientras que otros, especialmente cuando bebía, podía fumar 20 fácilmente. He intentado dejarlo varias veces con poco éxito, hasta que descubrí el CBD.

No sólo utilicé el aceite para ayudarme a dejar de fumar tabaco, sin embargo. Empecé a fumar marihuana rica en CBD. Puede leer más sobre ello aquí.

8.- Fumar hierba era mucho más agradable

He fumado hierba durante gran parte de la útlima década, y ha sido bastante agradable siempre. Mientras que en mis tiempos jóvenes desperdiciaba gran parte del día fumando hierba, ha sido sólo durante estos últimos años que me he vuelto más quisquilloso en esto de fumar. Esto es debido a que cuando iba colocado era bastante estúpido. Era un poco más raro de lo normal, no tan rápido como era normalmente y defeinitivamente mucho más vago de lo que me hubiese gustado. Todavía me gustaba colocarme, pero tenía que escoger bien cuándo: cuando había acabado todo lo que tenía que hacer y cuando no iba a conocer gente nueva.

Cuando investigaba sobre el CBD, me topé con varios interesantes estudios que mostraban que el CBD contrarrestaban algunos de los efectos negativos del CBD (el cannabinoide que coloca). Descubrí que el CBD aumenta los efectos del THC contra el dolor mientras disminuye la paranoia que puede causar. Esto llamó mi atención, así que empecé a tomar aceite de CBD antes de fumar hierba y empecé a liar mis porros con cáñamo rico en CBD. Los efectos fueron destacables. Es un colocón, agradable y “limpio”, sin la ansiedad y la paranoia que, a veces, puede inducir la hierba alta en THC. Fue un cambio en el juego para mí y, desde entonces, mi relación con la hierba ha sido mucho más saludable y agradable. ¡Lo recomiendo!

9.- Hago más cosas

Junto con el aumento en la motivación hubo un aumento en la productividad. Siempre he sido un procrastinador. Me toma mucho tiempo ponerme con lo que debería y normalmente sólo me implico lo justo para tener las cosas hechas. Por eso, después de una seman así, de trabajar duro y con diligencia (tanto en proyectos personales como profesionales), me quedé atónito. Nunca antes me había sentido tan centrado ni me había mantenido haciendo una tarea con tanta facilidad. Como resultado, este año ha sido el más provechoso (personal y profesionalmente) de mi vida adulta. He sido publicado en un gran número de reconocidas publicaciones, he empezado mi propio negocio y disfurtado más profundamente y de manera significativa las relaciones con mis seres queridos, antiguos y nuevos.

10.- Me siento más feliz, sonreír se volvió más fácil y la vida más agradable

Para resumir mis experiencias del año anterior, en el que he consumido aceite de CBD cada día, mañana y noche, tengo que decir que la vida se ha vuelto más agradable. No es que mi vida se haya vuelto mejor, es como que me siento mejor. Mi mente y conciencia han aumentado y le ha dado una nueva luz a mis experiencias diarias. A menudo me encuentro sonriendo por sucesos comunes o mis reflexiones aleatorias. Me he vuelto más divertido. Ya no tengo ese sentido de preocupación o miedo sin base que creo que atormenta a la gran mayoría de gente.

En esencia, el aceite de CBD me ha ayudado a volverme más saludable y sentirme mejor y esto, a su vez, me ha dado una perspectiva más saludable del mundo La vida no es tan mala como solía ser.